Efemérides

17 de febrero: Kosovo se declara independiente (2008)



lunes, 24 de marzo de 2008

La procesión va por dentro

Amigos: esta Semana Santa me he ido de procesiones. Sí. El aventurero que hay en mí ha salido blandiendo el florete y, 28 años después, ha ido a ver la primera procesión de su vida. Las cuatro primeras procesiones de su vida.

Inauguré con "Jesús el Pobre", por mero azar. Mi amigo Errol, malayo él, apareció esa tarde blandiendo por su parte el libreto de procesiones y víacrucis (extended version) que publica la Comunidad de Madrid. Bueno venga bah, vamos a la Plaza de la Villa a ver a Jesús el Pobre...

Una vez superada la inicial vergüenza en el higadillo patrio de que Errol me fuera precisando en los errores que yo cometía al tratar de mostrarle muy digna mi conocimiento del porte y uso de la mantilla, me fui animando. Así que después de que pasaran Jesús, el Dulce Nombre de María bailando palante y patrás, y todos los capuchinos anexos, convencí a Errol para quedarnos en el mismo sitio a ver pasar la siguiente: Jesús del Gran Poder. Errol consultó con su camiseta de tirantes y los tres grados de temperatura que debía de hacer a esas horas de la noche, y me contestó con un educado "oh well y-yes...". Benditos commonwealth, tan amables ellos. Hala Errol echa p'alante que la vieja se ha ido y tenemos butaca de platea. No te preocupes que ya te corto yo el airecillo este que llega frontal.

Pasa el Jesús del Gran Poder, acompañado por ¡quién dirán ustedes? ¡¡La Macarena!! La Macarena, que además trae club de fans!! "Macareeeee-éna!!!!", y la plebe responde "guaAAAaaapa!!!!". Coprendí que era costumbre, como lo de aplaudir en los aviones, así que con el fin de pasar desapercibidos y que nadie se percatara de que éramos los nuevos, incité a Errol a que me siguiera al grito de "guapaguapa-y-guaaAAAaaapa!!!" final.

Ya a eso de las once y una vez hubo pasado del todo la Macarena y sus fieles seguidores, Errol me comentó que igual le venía bien irse a su casa a por un jersey. Va mierda fervor creyente, Errol.
El caso es que a mí al día siguiente aún me duraba el espíritu cofrade, así que opté por rendir homenaje a mi bisabuela e ir a ver la Procesión del Silencio, a la que ella acudía por la fecha.

Quizá convendría añadir una nota explicativa en el libreto promocional que explicara a las gentes por qué la "Procesión del Silencio" se llama "del Silencio". Pero este es otro tema. Bueno, que yo me fui p'allá, y en fin... qué decepción, las cosas como son. Porque ya no se sufre como antes. Ni me llevaban cadenas, ni -salvo uno de los costaleros- me iban descalzos, ni ná de ná. Pero bueno, que no decaiga. Yo, sita junto a un numeroso grupo de turistas, tenía que dar ejemplo. Puedo decir orgullosa que fui el primer aplauso de la levantá* frente a El Salvador-San Nicolás, aplauso que este nutrido grupo de guiris, siguiendo -intuyo- el mismo razonamiento que yo seguí para el guapaguapayguapa, se vio convidado a seguir, primero con ciertas dubitaciones, después con manifiesto frenesí.
Pero que no es lo mismo, no. La gente ya ni se azota, ni se echa cera fundida en los pies, ni nada de nada. Salí de allí muy desencantada, laverdá. Y así iba yo de vuelta a casa con el morro torcido cuando me di de bruces, de forma inesperada, con El Divino Cautivo. "¡Joé, estos sí que tienen!", me dije yo así pa mí ante la contemplación de los penitentes portando cruces como los romanos mandan, una Biblia con forro de terciopelo y otros enseres de temática religiosa. Deslumbrada por tamaño despliegue de medios, valoré como positiva la ocurrencia de quedarme a ver pasar el Cristo, a fin de paliar el sabor agridulce del Silencio.
Se aproxima el Cristo a lo lejos.
Qué bajito viene.
Qué estable lo traen.
Ole los costaleros, paso firme que me llevan.
Se me abre la boca hasta el bordillo en el momento justo en que el Cristo cruza el centímetro de calle sobre el que tengo plena visibilidad.
¡¡No hay costaleros!! ¡¡Lo traen sobre ruedas!! ¡¡En carroza!! ¡¡Jesús va en cabalgata!!
¡¡Sólo le falta tirar caramelos!!
Y el caso es que una parte de mí sabe que eso es el futuro, que primero desparecieron las fustas y de aquí a nada irá la Macarena en moto, que pasará y habrá que gritarle un fiu-fiúu porque al guapa completo ya no va a dar tiempo.

Qué desazón. Sabía yo que tenía que haberme quedao a la de los Alabarderos, que es donde se ha bajado todo el mundo del autobús.
O a la del Jesús de Medinaceli, que es la que anuncian en la tele.



*aquellos que, al contrario que yo, no dispongáis de un conocimiento tan encomiable de la materia pascual, veréis mermada vuestra capacidad de comprensión en esta crónica. Para paliar tal desatino, sugiero la lectura de "Cirio, incienso costal y tambor - Guía práctica de la Semana Santa de Linares" de Galiano García, Juan Carlos.

10 comentarios:

sacau dijo...

Buenos días a la gente atremolinada.
A ver si tengo más suerte y menos torpeza esta vez para publicar un comentario:
lo primero es decir que cuando yo era pequeño confundía la frase "la procesión va por dentro" con "la profesión va por dentro...", lo cual me daba pie a imaginar que la gente tenía profesiones ocultas en sus vidas, y pensaba: "ese dice que es panadero pero yo creo que es Espiderman"

lo segundo es felicitar a la Tremolina por su blog y desearle pronta y abundante ganancia de sextercios, a ver si me retira pronto...

y lo tercero es declarar oficialmente que a esta mujer hay que sacarla por las calles a ritmo de Chiki Chiki en la próxima semana santa, prometo descalzarme

Riau

Saludos

tua mamma, ragazzina dijo...

Hacia donde va este mundo? si ya ni siquiera las procesiones son lo que eran; no hay penitentes arrastrando cadenas, haciendo el recorrido de rodillas con los brazos en cruz o dandose de latigazos en la espalda... esto ya no es lo que era.
Claro que... siempre nos quedarán los cofrades encapuchaos, asi cada vez que coincida una "nativa" de EEUU pasando la semana santa en casa (y con ella serian ya 3) al verlos diria horrorizada "Oh, no que horror el Ku-Klux-Klan" a lo que nosotros partiendonos de risa le aclarariamos: no, tranquila que aqui no hay K-K-K, aqui tenemos bastante con "los ultras" vengan del lao que vengan (al menos de momento). He dicho.

mami-mami dijo...

Ah, por cierto, estoy de acuerdo con sacau en lo de sacarte por las calles a ritmo de chiki-chiki, a eso me apunto; pero no tanto a lo de descalzarme y muchiiiiiiisimo menos estoy de acuerdo en eso de que le retires con tus multiples ganancias.
Majete: ponte a la cola, que antes estoy yo (la madre que la parió) porque, es cierto que la he desheredado por publicar aquel comentario con falta de ortografia incluida; pero eso no quita, a que si esté dispuesta a sacarle un beneficio "a la vena cultural" de mi niña. !!!!! faltaria más ¡¡¡¡

Anónimo dijo...

Me ha encantado tu crónica, sí señora!

Me ha hecho recordar esas procesiones castellanas de mi infancia, de la Castilla más católica (que una tiene familia en Valladolid), cuando las procesiones del Silencio eran eso, del SILENCIO. Y cuando mis 8 primos, mi hermana y yo (ahí es ná, despliegue familiar), unos mocosos que no levantábamos dos palmos del suelo, nos pelábamos de frío (eso sí que era frío) sin poder decir una palabra, mirando horrorizados como los penitentes llevaban su cruz (literal), sus cadenas y sus pies descalzos...

Sin duda, lo mejor era el chocolate de después en la cafetería de enfrente de la Iglesia de San Benito...

Ays, qué tiempos! Lo mismo al año que viene me paso por las de Madrid!

Por cierto, Sacau, a mí me pasaba lo mismo con lo de "la profesión..." ;-)

R

La Tremolina... dijo...

Joé, así que R era "la R" y no "el R".
Y yo que pensé que había ligao... (otra vez)

La Tremolina... dijo...

Joé, así que R era "la R" y no "el R".
Y yo que pensé que había ligao... (otra vez)

Anónimo dijo...

Pues sí.... no quería decirte nada porque como se te veía tan emocionada con eso de averiguar quién soy...

Bueno, lo sabes ya o no?

La Tremolina... dijo...

Hmmm... Sí, desgraciadamente sí. Es usté una joven que de forma sibilina me invita a cadenas de amigos invisibles de las que luego me expelen sin miramientos

:-D

(O.... ¿o quizá no? :-/)

htuR dijo...

La misma...
Espero que la decepción no sea muy grande :-$

Pero oye, que conste que a lo del amigo invisible estabas más que invitada:-)

Siga usté con su blog, que lo hace estupendamente, oiga!

sacau dijo...

Buenos días, Tremolencia:

Gracias por esas muestras de solidaridad, poco a poco iremos desentrañando esta angustia de frases hechas y refranes titiritescos.

A la Mamma:
apenas será un pequeño porcentaje,porfiii... cuando Tremolina lleve gafas de sol como Audry Hepburn y se la rifen en jolibud (o bolibud, quien sabe), entonces habrá suficiente para estos lectores empedernidos en que nos convierte. Así que respetando el status de las madres que paren, declaro ofcialmente, de nuevo:
"me pido segun"

Riau