Efemérides

17 de febrero: Kosovo se declara independiente (2008)



viernes, 28 de noviembre de 2008

Asaltos (II)

En el vídeo que aparece más abajo, en el artículo "Colaboraciones II", hay un momento en que aparece una mano loca de color azul.
La imagen ha traído al expositor frontal de mi memoria el colegio al que yo acudí a los seis años de edad.

Cuando yo era pequeña, no contaba con hermanos mayores ningunos, así que mi referente eran mis dos primas, que vivían en el piso de arriba y a las que su madre llevaba vestidas igual, pese a sus cuatro años de diferencia. Lo que divertía a mis primas era, sin duda, lo más divertido. Los discos que les traían los Reyes Magos eran discos con los que toda discoteca personal había de contar. Y la ropa que portaban era, huelga decirlo, la que había de marcar tendencia. ¡Menudo júbilo me entraba a mí por las patas cada vez que heredaba algún jersey!
Así que cuando llegó el momento de dejar el preescolar y pasar al cole de mayores, quise ir a un colegio "¡como el de las primas, mami!". Era este un colegio con señoras vestidas de sotana blanca que a primeros de mayo acostumbran a llevarle flores a maría.

Mi madre, que dados los tiempos de su escolarización (y la cercanía del centro educativo para con su domicilio) había tenido el placer de degustar uno de estos colegios -y las monjas, de degustarla a ella, ¡pobres!-, siempre dice que ella ya ha rezado para toda su vida. Y para sus descendientes. Así que no era precisamente partidaria de depositarme en un colegio como el de las primas. Pero yo me empeñé. Y allá me metieron. Más feliz que unas castañuelas.

El curso escolar que pasé en esa escuela está lleno de momentos irrepetibles. Como esa vez que nos castigaron por poner los pies en los radiadores, tratando de secarnos los calcetines por la nevada que había caído. Como cuando en el comedor, una semana a cada mesa, le tocaba secar los platos y vasos de toda la escuela después de comer. Como cuando en el comedor, si alguien echaba algo de la boca, se lo hacían volver a tragar. Como cuando en la clase, sor Inés gritaba a los niños en el oído "¡¡¡cuaderno se escribe con minúuuuuuuuscula!!!", si se equivocaban. Como cuando a mí, que leía muy bien a mis seis años de edad, me exhibían ante el mundo, pasajes en mano, tras la mentada entrega floral. Como cuando a los que no leían tan bien los sentaban atrás del todo en el aula, que costaba más enseñarlos.
Y sobre todo, como cuando llegaron las manos locas al colegio. Y trajeron la revolución. Y sor Inés y sus secuaces, hábito al viento, corrían tras las revuelta popular, tratando de hacerse con las manos locas que tanta marca dejaban en los cristales, y romperlas henchidas de furia ante los ojos de sus legítimos dueños. Pero no hubo forma. La revuelta duró mucho, ya que como toda revuelta de éxito, había conseguido unir a ricos y pobres, tontos y listos, traviesos y obedientes. El poder de la mano loca era mucho.


Antes de acabar ese curso, le dije a mi madre que me llevara a un cole "como el de antes". "Pero si te llevo a un cole como el de antes, ten en cuenta que vas a entrar y no vas a tener amiguitos, ya no vas a estar con tus amigas de aquí", replicó ella. "No importa -contesté yo-, cuando entré en este, tampoco las tenía".

Y así fue como nuestra protagonista pasó un año de su vida, el único, en trato directo con el clero. Me despido pues con una de las conversaciones más gloriosas que recuerdo ahora, tantos años después, en la que con toda la inocencia de mis seis años de edad y mi baby de cuadritos, le pregunte a una monja si estaba casada.
-Hmmm... s,sí.. claro... ¡yo estoy casada con Dios!
-(...)
-(...)
-¿Y no tienen ustedes hijos? -inquirí, mientras mi madre me tiraba de la manga.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Spain is different

... rezaba aquel eslogan turístico de años ha que caló hondo en el idiolecto social, como el cobarrrde de la pradera o el un poquito de por favor. Pero es que no resultaba ser un reclamo para la neocolonización de islas y costas por parte de bwanas del siglo XX en sandalias y calcetines, sino que era una mera constatación de lo que el tiempo pondría de manifiesto.

España está patas arriba, señores. Desconosía. Marcando el swing rompedor en la europeidad y alrededores. Sólo aquí podía ocurrir que el PP, el partido más "liberal" y neocon de este lado de los Pirineos, ande pidiendo insistentemente la intervención del Estado en lo que es una negociación entre empresas. ¡¡Cobarrde de la pradera, impide esa operación, yo te maldigo por la gllllloria de tu madre!! Y sólo aquí podía pasar el PSOE, el partido socialista obrero español, responda que ellos no se van a meter en cuestiones de libre mercado (un poquito de por favor...). Parece ser que sólo Miguel Sebastián, ministro de Industria, aporta un granito de comportamiento esperable invitando al PP a reflexionar sobre lo mucho que podría hacer ahora el gobierno, de no haber privatizado el PP Repsol allá por entonces. ¡Ah, aquellos maravillosos años!

Pero desde que ETA va en bicicleta y los señores que más ensalzan la independencia de Euskal Herria se llaman Francisco Javier López Peña, ya en este país hemos perdido los referentes. Andamos por ahí como vaca sin cencerro, que decía Almodóvar en una de sus películas. Cualquier día de estos, los gibraltareños (los Paul Rodríguez de la Gran Bretaña) nos sorprenderán con que quieren anexionarse a Palencia.

Y es que, como decía aquel correo que circulaba por Internet cuando la movida de Irak, "uno sabe que el mundo se ha vuelto loco cuando el mejor rapero del mundo es blanco, el mejor golfista del mundo es negro, unos suizos ganan la Copa América de vela, Francia acusa a Estados Unidos de arrogante y Alemania no quiere ir a la guerra".

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Colaboraciones II

Me ha sido enviado este vídeo.

Después de proceder al minucionso análisis del mismo, supongo que es merecedor de exposición pública. Aquí se lo dejo. Lo cierto es que tiene imágenes que no se pagan con dinero. Eso sí: no se olviden de encender los altavoces.

Momento cumbre (a mi juicio): la secuencia de 4:20 a 4:23. Y sugus de piña para quien identifique el punto exacto en que aparece Manuel Luque.

lunes, 17 de noviembre de 2008

Monarquía cumplidora

El príncipe Carlos de Inglaterra ha cumplido 60 años. Joé, cumplir 60 años y que te sigan llamando "príncipe" debe de ser como el "Julita" que le dirigen a mi madre a sus 58.
Pero es que la carasota no se muere nunca (hablo de Isabel, no de Julita). El tío toda la vida ahí pegado al trono y la vieja que no las palma ni p'atrás. ¡Y mira que él lo ha intentado! Contrató a un travesti con el que salir en la prensa poniéndole los cuernos a Diana, colocó el periódico con la foto de su hijo pequeño vestido de nazi junto al cetro... ¡hasta se casó con el travesti hace unos años! Pero nada: no hay sobresalto que pueda con la vieja.

Así que el muchacho mata el rato como puede. "Dedica la mayor parte de su tiempo a actividades relacionadas con la Naturaleza", afirmaban en el clip televisivo que le dedicaba Anne Igartiburu por su aniversario. Imagino que se referían a la caza del zorro.

"¡Nada me sale bien!", pensará Carlos bajo la llovizna británica, golpeando alguna chinita del suelo con su palo de criquet. "Y encima, seguro que no me queda ni jubilación". Pero como las penas con pan son menos penas, se fue a celebrar su cumple con Mr. Bean y con uno de los Monty Phyton. Ya los estoy viendo, a las cuatro de la mañana, totalmente borrachos, subidos en la verja de Buckingham Palace frente al balcón de la carasota y cantando: Aaaaalways look on the briiiight side of liiiife...

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Somos Extremadura

La Junta de Extremadura ha sacado un anuncio a lo Teruel también existe que anda pululando por las calles, las ondas y los cables, sólo que este versa más bien sobre el orgullo de ser extremeño. Así, el baloncestista Calderón, un tal Alberto Amarilla que al parecer es actor, una tal Soraya que al parecer es triunfita, y la showman (es que si pongo "showgirl" suena raro) Berta Collado, entre otros, hablan de las bondades de esa su tierra, y comentan que "invertir en ciencia es ponerle cara a cada una de las personas que algún día se beneficiarán de los avances de una sociedad moderna" (sic). El caso de Berta Collado es especialmente interesante porque debió de nacer en la época en que Talavera de la Reina se encontraba dentro de los confines de la tierra de los conquistadores.

El caso es que a mí no me queda muy claro qué anuncian, que diría mi madre. ¿Es un reclamo para hacer regresar en masa al éxodo castúo, y que los barrios madrileños de Usera y Carabanchel se queden desiertos? ¿O una respuesta a la sugerencia de apadrinamiento de niños extremeños catalana? ¿Es una amenaza de huelga de estos célebres personajes, si no instalan los platós en su terruño natal? "Seguro que las cosas pueden ser inmensas y la riqueza infinita, pero yo me quedo con el equilibrio entre la tradición y la modernidad, con el cariño de la gente, con la pasión que pones en la vida día a día... todo eso es lo que nos hace diferentes, somos Extremadura", dice en su sketch la presentadora Raquel Sánchez Silva. Pues mucho del todo no debe de quedarse, habiendo salido por patas de la tele placentina.

Hago desde aquí un llamamiento a los eventuales lectores extremeños que anden en estos momentos paseando por La Tremolina, para que nos expliquen a los pobres consumidores qué se espera de nosotros ante semejante publicidad. Yo no sé muy bien si es que me tengo que operar en Badajoz, o ir dando besos por la Gran Vía.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Esperanza sólo quiere bailar cha-chá-chá

Amigos: ha llegado el momento de darles una noticia. Una noticia que supone el fin de toda concepción previa de mi persona que ustedes tuvieran, y la instauración en su lugar de una imagen más elevada, más respetada, más ilustrada de esta que soy yo.

El viernes que viene vuelvo al cole.

Sí. En mi afán de adquirir más y más sapiencia, me he dejado tentar por antiguos anhelos y me he inscrito en un curso de saber mucho en la universidá*. Se va a enterar ahora el cubano parlante ese de la Filmoteca de lo que vale un peine.

Pues bien, la pasada semana me dirigí rauda y veloz a escribir mis apellidos en el recuadrito que a tal efecto dejan las fichas del banco Santander y que me garantizan un futurible nombre en el Café Gijón, cuando me percaté de que los precios del citado curso de saber mucho se habían incrementado, del año pasado a este, en un 50%. "Hostiascruz", me dije, "a ver si me he equivocado al marcar el nivel de sapiencia"
-No, no, el precio está bien.
-[Glumpf]... y... ¿y no hay becas, o argo? Aaaaanda, que soy paraaaada, que tengo cinco churumbeeeele...
-No, no las hay. Hasta ahora, las ha habido, pero como han metido semejante tijeretazo a la universidad, pues las han quitado de enmedio.
Ni pa becas, ni pa libros de las bibliotecas, ni pa nóminas. En la universidad, no hay dinero pa ná. Y es que el saber sí ocupa lugar, deduzco. Hectáreas y hectáreas de terreno al lado de El Pardo que podían usarse pa extender los chaletes de donde vive la Preysler.

Esta Esperanza, presidenta de la Comunidad de Madrid, sólo quiere bailar cha-chá-chá, concluyo, como decía la canción. E irse de guateques y privatizaciones. Y de esas sus labores sólo la distrae morderle los ojos a Gallardón cuando se presenta la ocasión. ¿Que no quieres hombres-anuncio? Pues toma invasión de competencias. Se pasan la vida de calvario conyugal, estos dos, son los Pimpinela de la política. -¿Quién eeees? - Soy yoooo -¿Qué vienes a buscaaar? -El centroooo -Ya es tardeee -¿Por quéee? -Porque ahora soy yo la que está en el PP bien adentroooo; por eso veeete...

Y entre mandoble va, mandoble viene, pues los ciudadanos de a pie de este mi Madrí nos agarramos los machos y esquivamos misas de doce. Y algunos, con mayor iniciativa, andan intentando localizar el teléfono de los Miami, que quieren enviarles saludos a Tamayo y Sáez.

___________________________


*Sé lo que están pensando. Sé que están pensando que cómo pienso comer entretanto, y se mueren de ganas de soltarlo para aguarme la fiesta. Ay, si la envidia fuera tiña... Pero no se molesten, ahórrense el revolcón sintáctico ese con el que ya se están relamiendo, porque han de saber que también a este respecto he estado realizando avances de los que les haré partícipes próximamente. Y muy cercanos al summum laboral que en su momento ya cité. ¡Já!

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Obá, obá, obá

Hussein ha vuelto al poder. Los periódicos de hoy mostraban en portada al nuevo presidente del mundo, Barack H. Obama (a excepción de La Razón, que sacaba una foto con un montón de gente bajo el título "El Rey visita esta casa", o algo así).
Barack Obama es un señor que aparenta tener veinte años menos de los que tiene y que se va a comer a Bush por una pata. Rectifico: a Bush se lo ha comido ya. O al menos lo mantiene exiliado en su rancho tejano. "Tú de aquí hoy no salgas que estoy viendo a unos con una caperuza negra y antorchas en la puerta", le dijo anoche Laura. Y ahí está el hombre. Llamando por teléfono a Omar Bin Laden pa que le explique cómo se hace eso del asilo.

El caso es que la Tierra y sus referentes van a cambiar, sí. Ya están cambiando. Ayer, al 90% de los españoles se les aparecía una cheerleader obesa con pompones y los labios pintados de rosa brillante al pensar en un estadounidense. Hoy, al 90% de los españoles se les aparece un activista pacifista anti-Vietnam vestido de hippy al pensar en un estadounidense. Así que sí: los cambios ya están en marcha.
Además de en el ideario popular, las cosas también cambiarán en el ideario patriótico. La música típicamente estadounidense dejará de ser el country y sonarán los Jackson Five en las recepciones de Estado. Y el próximo plan de paz para Oriente Medio probablemente sean los Acuerdos de Harlem.

Nosotros también queremos hablar con el negro, como Chávez. O más bien, queremos que el negro quiera hablar con nosotros. Supongo que será el caso, habida cuenta de que Obama sacó a Zapatero a pasear en uno de sus últimos debates con McCain, el rey de la patata ultracongelada. Así que, cuando venga, habrá que agasajarlo por todo lo alto, que hace mucho que no vienen los Estados Unidos de América a vernos, y que se vaya contento, y diga allí en su pueblo que lo han tratado muy bien y que somos muy majos y que nos inviten a las cumbres económicas.
Sólo espero que la paga de los domingos que se ha ahorrado Esperanza en la universidad no la invierta en vestir a La Gran Vía de pueblo andaluz. Berlanga ya demostró que no da resultado.

lunes, 3 de noviembre de 2008

¿A quién vais a votar?

Las elecciones son ya pasado mañana y yo no sé si tengo claro a quién voy a votar. Y tengo que decidirme: estas elecciones son primordiales y es importante participar en ellas.
Porque supongo que es por eso por lo que las distintas televisiones, radios y prensas nos han estado informando al detalle hasta de la evolución del pelo enquistado que le ha salido a McCain en la fosa nasal derecha. Porque los españoles también votamos en estas elecciones estadounidenses, ¿no?
Conozco al dedillo el fondo de armario de Joe el Fontanero, los títulos de Miss Simpatía de la Palin, los títulos de Miss Picadero de la hija de la Palin y los posibles nombres de pila de la venidera nieta de la Palin. También conozco a los parientes transoceánicos de Obama y los precios de sus 30 minutos de fama multicanal. De todo ello se han encargado los medios de divulgación de este nuestro país. Porque, lógicamente, es importante conocer bien a los aspirantes antes de concederle a uno o a otro la gracia del voto.

En fin. Que no sé a quién votar. Me pregunto a quién votarán otros españoles, otros españoles más Grandes, que puedan guiarme sobre la contienda electoral. ¿A quién votará la Reina Sofía? A los 70 años de edad, se tiene una experiencia digna de ser tenida en cuenta. Ya se lo comentó a Pili Urbano. Que no estaba bien quitar de enmedio a Felipe y a Suárez tan pronto. Hm. Felipe y Suárez. Probablemente ella vote a Obama. Aunque es posible que este acabe saliendo en cabalgata con caballeros contratados socialmente entre sí, y esto no le gusta. Hm. Probablemente Sofía vote a McCain.

Qué jaleo. Ay, no sé a quién votar. ¿Lo de Paris Hilton irá en serio?