Efemérides

17 de febrero: Kosovo se declara independiente (2008)



sábado, 29 de marzo de 2008

Las vacas del pueblo ya se han escapao (riau-riau)

Amigos: estoy escuchando en riguroso directo por la radio cómo un torito bravo despistao está embistiendo a un Ford negro en plena carretera de la Coruña, frente al tunel de Guadarrama.

He de hacer un seguimiento más exahustivo del particular. Así que os dejo. Sólo quería dar la primicia.

viernes, 28 de marzo de 2008

Examen de conciencia

Bueno. La encuesta se ha cerrado y ha llegado el momento de hacer examen de conciencia.
Hm.

Han ganado, con 6 votos, los que me consideran un ser inapreciable. O sea: que ni un duro.
Luego hay 4 que quieren que me dé en cuerpo y alma a labores administrativas y/o de secretariado.
Después hay 2 misteriosos votos de lectores cercanos al cristianismo que, en el fondo, no aspiran más que a que Hacienda los desgrave.

Pero lo que me tiene anodada hasta el insomnio es ese sector hacia el que dirigiré a partir de ahora todas mis acciones de marketing: esos 4 mochales 4.
Tengo identificado a uno. Es más: tengo identificado a dos, porque me consta que el segundo no es más que producto de la mera torpeza del primero para con la informática (me ha jurado por lo más sagrado que no ha votado dos veces de forma consciente ni pa hacer trampa).
Pero, ¿y los otros dos? ¿A qué oscuras razones obedecerá su voto? ¿Tendré que acoquinar con una pequeña comisioncita de mis Grandes Éxitos en el futuro? Y lo que es peor aún: ¿habrá sido mi madre?

Hablando de incógnitas, acabo de dar a que sí a publicar a un comentario anónimo firmado por un/una tal "R", en el que me habla de dulces y placeres. Hm. Confieso que no sé quién eres, R. Déjame adivinar. ¿Doy en el clavo si presupongo que eres un hombre alto, moreno, varonil, de bronceada tez, excelentes modales, educado, universitario 46 años? ¡No, no desveles tu identidad todavía! Deja que mi imaginación, en connivencia con mi conocimiento de las páginas centrales de los periódicos, se prodigue un poco más.

En fin, no se si han percatado ustedes de que desde hace ya varios párrafos no digo más que tonterías. Es que esta semana he trabajado mucho, y no me he enterao de ná de lo que ha pasao en el mundo, así que no reflexiono. He invertido largas horas en oir hablar de espionaje. Y llega un momento en que uno ya no rinde. Estaba la otra mañana en una reunión y, tras unos tres cuartos de hora de que un señor que sabe mucho de circuitos y telecomunicaciones hablara de algo así como el paso a producción de la implementación del look and feel, mi cerebro, juguetón como es, decidió cambiar el hilo musical a ese muermo de cita. Optó por un clásico de siempre: Los Pajaritos. Así que, a partir de ahí, ya sólo conseguí ver cómo los labios del señor que sabe mucho se movían a ritmo de Maria Jesús y su Acordeón, pajaritos a bailar, cuando acaban de nacer; eso sí, tratando de mantener la compostura y la mirada firme, que aquí no ha pasao ná y me ponga cuarto y mitad de look and feel.
Pues lo dicho: que así luego no hay quien hable ni de los Balcanes, ni de Eurovisión, ni de ná.


Eso sí: no quisiera hoy despedirme sin antes decirle a Carlos que eso del gitaneo se tiene que acabar. Tanto José Mercé, tanto Kiko Veneno... el otro día acabé soñando que me liaba con El Cigala. Y da impresión. Con el Cigala, namenos. Tócate las narices con el subconsciente, que ni en sueños pueda una llevarse algo decente a la boca.

lunes, 24 de marzo de 2008

La procesión va por dentro

Amigos: esta Semana Santa me he ido de procesiones. Sí. El aventurero que hay en mí ha salido blandiendo el florete y, 28 años después, ha ido a ver la primera procesión de su vida. Las cuatro primeras procesiones de su vida.

Inauguré con "Jesús el Pobre", por mero azar. Mi amigo Errol, malayo él, apareció esa tarde blandiendo por su parte el libreto de procesiones y víacrucis (extended version) que publica la Comunidad de Madrid. Bueno venga bah, vamos a la Plaza de la Villa a ver a Jesús el Pobre...

Una vez superada la inicial vergüenza en el higadillo patrio de que Errol me fuera precisando en los errores que yo cometía al tratar de mostrarle muy digna mi conocimiento del porte y uso de la mantilla, me fui animando. Así que después de que pasaran Jesús, el Dulce Nombre de María bailando palante y patrás, y todos los capuchinos anexos, convencí a Errol para quedarnos en el mismo sitio a ver pasar la siguiente: Jesús del Gran Poder. Errol consultó con su camiseta de tirantes y los tres grados de temperatura que debía de hacer a esas horas de la noche, y me contestó con un educado "oh well y-yes...". Benditos commonwealth, tan amables ellos. Hala Errol echa p'alante que la vieja se ha ido y tenemos butaca de platea. No te preocupes que ya te corto yo el airecillo este que llega frontal.

Pasa el Jesús del Gran Poder, acompañado por ¡quién dirán ustedes? ¡¡La Macarena!! La Macarena, que además trae club de fans!! "Macareeeee-éna!!!!", y la plebe responde "guaAAAaaapa!!!!". Coprendí que era costumbre, como lo de aplaudir en los aviones, así que con el fin de pasar desapercibidos y que nadie se percatara de que éramos los nuevos, incité a Errol a que me siguiera al grito de "guapaguapa-y-guaaAAAaaapa!!!" final.

Ya a eso de las once y una vez hubo pasado del todo la Macarena y sus fieles seguidores, Errol me comentó que igual le venía bien irse a su casa a por un jersey. Va mierda fervor creyente, Errol.
El caso es que a mí al día siguiente aún me duraba el espíritu cofrade, así que opté por rendir homenaje a mi bisabuela e ir a ver la Procesión del Silencio, a la que ella acudía por la fecha.

Quizá convendría añadir una nota explicativa en el libreto promocional que explicara a las gentes por qué la "Procesión del Silencio" se llama "del Silencio". Pero este es otro tema. Bueno, que yo me fui p'allá, y en fin... qué decepción, las cosas como son. Porque ya no se sufre como antes. Ni me llevaban cadenas, ni -salvo uno de los costaleros- me iban descalzos, ni ná de ná. Pero bueno, que no decaiga. Yo, sita junto a un numeroso grupo de turistas, tenía que dar ejemplo. Puedo decir orgullosa que fui el primer aplauso de la levantá* frente a El Salvador-San Nicolás, aplauso que este nutrido grupo de guiris, siguiendo -intuyo- el mismo razonamiento que yo seguí para el guapaguapayguapa, se vio convidado a seguir, primero con ciertas dubitaciones, después con manifiesto frenesí.
Pero que no es lo mismo, no. La gente ya ni se azota, ni se echa cera fundida en los pies, ni nada de nada. Salí de allí muy desencantada, laverdá. Y así iba yo de vuelta a casa con el morro torcido cuando me di de bruces, de forma inesperada, con El Divino Cautivo. "¡Joé, estos sí que tienen!", me dije yo así pa mí ante la contemplación de los penitentes portando cruces como los romanos mandan, una Biblia con forro de terciopelo y otros enseres de temática religiosa. Deslumbrada por tamaño despliegue de medios, valoré como positiva la ocurrencia de quedarme a ver pasar el Cristo, a fin de paliar el sabor agridulce del Silencio.
Se aproxima el Cristo a lo lejos.
Qué bajito viene.
Qué estable lo traen.
Ole los costaleros, paso firme que me llevan.
Se me abre la boca hasta el bordillo en el momento justo en que el Cristo cruza el centímetro de calle sobre el que tengo plena visibilidad.
¡¡No hay costaleros!! ¡¡Lo traen sobre ruedas!! ¡¡En carroza!! ¡¡Jesús va en cabalgata!!
¡¡Sólo le falta tirar caramelos!!
Y el caso es que una parte de mí sabe que eso es el futuro, que primero desparecieron las fustas y de aquí a nada irá la Macarena en moto, que pasará y habrá que gritarle un fiu-fiúu porque al guapa completo ya no va a dar tiempo.

Qué desazón. Sabía yo que tenía que haberme quedao a la de los Alabarderos, que es donde se ha bajado todo el mundo del autobús.
O a la del Jesús de Medinaceli, que es la que anuncian en la tele.



*aquellos que, al contrario que yo, no dispongáis de un conocimiento tan encomiable de la materia pascual, veréis mermada vuestra capacidad de comprensión en esta crónica. Para paliar tal desatino, sugiero la lectura de "Cirio, incienso costal y tambor - Guía práctica de la Semana Santa de Linares" de Galiano García, Juan Carlos.

jueves, 20 de marzo de 2008

Saludos a El Puerto de Santa María

Me dice el google que tengo un lector en El Puerto de Santa María. Toma ya. Hay otras ciudades de nombre raro, como "Vicente López" en Argentina, o "Torhout" que, francamente, no sé dónde está. Pero a mí lo que me impresiona no es Torrejón de Ardoz, ni Ajalvir, ni Ewell, ni Bordeaux, no: a mí lo que me impresiona es El Puerto de Santa María (toma ya). Me imagino quién pudiere ser mi posible lector allí. Confieso aquí cual fiesta de pijamas juvenil que nunca me he fumao un porro (amparo), así que no sé qué posibles conexiones pudiera tener yo en esa zona. Tampoco tengo familia en Senegal que haya podido venir de vacaciones con "Cruceros Cayuco, todos los camarotes con vistas al mar". Ni amigos que semanasanteen en esos lares.

Así que sólo puedo deducir que CRIS es originaria de Cádiz.

Esto del google es sorprendente. También me dice que hay unos que han llegao de rebote, que serán digo yo a los que antes me he referido como despistaos, que igual andan por la red buscando a CRIS y llegan a La Tremolina y se van en cuanto observan que lo más cerca que van a estar del Canal 7 es la Polla Chilena de Beneficencia.
Luego hay otros que pone que han llegado por "motores de búsqueda". Ahí se deben de referir a mí, cuando bombardeo mails ajenos con espán personalizado con la cosa de promocionarme.

Hay que ver, estoy enganchaíta al google. Sobre todo a eso de poner el dedillo cibernético encima de los países de distintos colorines y te va diciendo cuántos adeptos vas teniendo (la palabra adeptos me la aplico yo pa dar alas a mis aspiraciones de mantenida, pese a los resultados de las encuestas, cada vez más desalentadores). Diego, pero qué has hecho, qué me has enseñado. Ahora aquí tol día con el google y los números y las barras y los colorines. De esta acabo estudiando estadística, vas a ver tú. Y te las tendrás que ver entonces con Mi Lector de El Puerto de Santa María, por haberme hecho descubrir mi habilidad oculta para con los libros de contabilidad, arruinando así esta mente prodigiosa que tarda diecisiete minutos exactamente en comprobar las vueltas de la tienda de ultramarinos.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Volavolando

Amigos: tengo un anuncio de notable importancia que haceros. Tenía mis dudas, pero esta misma mañana, durante mi trayecto en metro hacia el puesto de trabajo ese que -cada vez más, encuesta mediante- me estáis recomendando ocupar, las he despejado por entero, cerciorándome de que las palabras que me había parecido escuchar en el documento de referencia eran, efectivamente, las que me había parecido escuchar.

Señoras, señores: Camarón dice "yo no sé quién soy, ni lo pretendiere" en su rotundo éxito comercial Volando voy. Qué, cómo te quedas. Pa que luego digan que el futuro simple de subjuntivo está abocado al fracaso y, por consiguiente, condenado a desparecer. De hecho, me consta que en muchas escuelas y academias ya ni se estudia. Estoy por desarrollar un ensayo sobre este particular, demostrando la influencia del citado tiempo verbal sobre el pueblo llano mediante la aparición del mismo en el cancionero popular. Estudio que remitir a las autoridades competentes. Que igual no son muy competentes, si han permitido la actual defenestración de esta nuestra conjugación española.
No lo puedo evitar: me sulfuro. Así que cambiemos de tema, antes de que irrumpa a tiros en la sede de la Real Academia Española y gritando a lo Tejero: "¡¡¡Todo el mundo que ocupe los sillones mayúsculas de las letras comprendidas entre la C y la H, al suelo!!!". Sí, cambiemos de tema...

Que ahora que sale Camarón por aquí. Que ayer fui al cinemascope con mi amigo Carlos y, en los anuncios de las próximas películas (eso que en la tele llaman "tráilers" y que solía venir después del anuncio de Muebles Pérez del Movierecord), salió una de ertzaintzas y humo y etarras y el actor que hacía de Camarón en otra peli. "Date", me digo, "hubo un gitano de la ETA".
-Carlos -inquiero-, ¿tú sabes si Camarón estaba en la ETA?
-Pues claro -responde-. "A partirme la camisita, puéees!!"

Ay que ver, lo que sabe este hombre de calés. En fin, empieza nuestra peli, que es de libaneses. Yo sé que Carlos viene pa luego poder decir que estuvo en una peli de libaneses, como si sus gafas fueran de pasta negra gorda cuando en realidad son metálicas de toa la vida, pero allá él. Yo por mi parte vengo porque va de peluquerías y salones de estética y a ver si se me pega algo. De momento sólo he aprendido que, o la cera se puede comer, o esa gente depila con otra cosa. Pero aún sigo yo mascando el visionado del film, a ver qué más infiero.


domingo, 16 de marzo de 2008

Pérdidas

Han pasado ya ocho días y no hay comentario de Txetun. Y esto a mí me empieza a preocupar. Quiere básicamente decir que he reducido mi número de lectores de una cifra redonda de dos a una suma total de uno, siendo este uno, además, variable: a veces mi amigo Carlos, a veces el Pibito, a veces un despistao que ha llegado aquí por error. Y mi madre, mi madre también me lee a veces. Me ha dicho incluso que una vez hasta intentó dejarme un comentario, con éxito nulo. Claro que es que, al parecer, trató de firmar como "La madre que te parió", y puede ser que al google no le gusten las expresiones malsonantes. Igual que a Eurovisión.

Como es domingo por la tarde y tengo las neuronas bajo mínimos, he optado por volver a hablar de Eurovisión en esta crónica de hoy. Únicamente quisiera hacer constar que los bosnios mandan a un emo con una gallina. (Mamá: un emo es un tío delgaíllo con los pantalones ceñidos como los heavies del año 1986 y el pelo negro y pegao a la frente hasta los ojos). Pues eso: mandan a un emo que sale con una gallina que pasea por el escenario. Por su parte, los croatas mandan a un jubilao de Dubrovnik que canta rap. Como el anuncio ese de la lotería que salían los abueletes de Cangas de Onís, pero con presupuesto sólo pa uno. (Mamá: un jubilao es un tío que ya no curra).
Yo esto de Bosnia y Croacia lo entiendo. No se me ocurre una mejor forma de vengarte de un capullo al que hace unos años le dio por la limpieza étnica para contigo. Pero a la vez, me preocupa. Como véis, la cosa va a estar dificil. La competencia es brutal. Y de alto nivel, amigos. El perreo lo va a tener jodío. O añadimos una bailarina más, o no nos comemos una rosca.
En el aspecto sociopolítico, quisiera comentar que, pocas horas después de conocerse en España los resultados de las votaciones eurovisivas, el Primer Ministro serbio dimitió. No os digo más. Yo no es que quiera ponerlo en relación... pero me lo ha dicho Mario. Y Mario es periodista así que de esto, sabe.

Hoy tengo poco más que contaros, malandres. Vivo angustiada con el único pensamiento de que Sarkozy es el Berlusconi francés. Me levanto el sábado por la mañana, y venga a pensar que Sarkozy es el Berlusconi francés; me voy a Ikea a comprarme 5 bolsas de patatas de esas saladitas como sólo Ikea sabe hacerlas, y venga y dale con Sarkozy ahí en la cola de la caja... un sinvivir. A veces me da por Manuel Luque, a veces por Sendero Luminoso... no sé, pero cuando estoy de monográfico es terrible. Así que os dejo. Tú, fiel lector (perdona que hable en plural, es la costumbre), no te mereces este tratamiento.

sábado, 8 de marzo de 2008

Basuuuura

Esta mañana me ha enviado CRIS un mensaje. Me comentaba que ya no aguantaba ni un minuto más y que quería pegar un polvo. Venía avalada por un tal DragonPubli.
A mí estas cosas me dejan pensativa unos siete segundos. ¿Pegar un polvo? Me consta que el polvo se echa o se quita. Me suena incluso que el polvo se muerde. Pero que el polvo se pegue no lo tengo registrado.
Tras los iniciales siete segundos, acostumbro a pasar a un estado ulterior de reflexión. Y así, me pregunto: ¿de qué oscuras bases de datos habrán extraído los señores de la publicidades mi número telefónico? ¿En qué prestigiosas páginas web, tarjetas de supermercado y concursos de la tele me he alistado yo para que mi número pase a ser del dominio de CRIS (y otros)? Y no menos importante: ¿en qué casilla me equivoqué al marcar para que todas las publicidades que tratan de incitarme, cada vez más frecuentes, sean de señoritas ávidas de pegar cosas en múltiples ubicaciones, en lugar de señores que me inviten amablemente a pecar? En fin.


En otro orden de cosas pero también hablando de basura, diré que en Madrí hemos estado como en Nápoles. O como en la elite financiera alemana. Bañados en caquita. Aquí hemos tardao menos en deshacernos de ella que en el enclave italiano, porque nuestra Camorra encargada de la basura está abiertamente financiada por los impuestos, y no sólo por lo bajinis. Así que la Camorra les ha dicho a los basureros que bueno, vale, que les dan unas perrillas más por llevarse los desperdicios orgánicos y en envase, y ya hemos podido salir de los portales otra vez sin que el cadáver del pollo asado de la del sexto irrumpa de un salto desde el contenedor y nos atraque a punta de maquinilla de afeitar en plena acera. Con un preservativo por pasamotañas.


Y poco más os cuento, secuaces. Os dejo ya pa que salgáis a las calles a extender la fé. Tremolinadme a las gentes. No me vale con doscientas visitas. Quiero más, quiero más. Algún día así podré dejar el mundo del espionaje y vivir subvencionada en un 100% por mi feligreses.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Europe's living a celebration

Me mantiene informada mi amiga Blanca al respecto de las novedades musicales paneuropeas, a fin de convertirme en mujer de provecho y paseable por las conversaciones de postín.
Así, he aprendido que hay un pavo (animal) que canta y que aspira a convertirse en estandarte irlandés por excelencia en el próximo concurso de Eurovisión, a desarrollar próximamente.
También he sabido de un pavo (humano) que canta y que instruye al gran público al respecto de una serie de pasos de baile (el maiqueyason, el robocó), opositando así a eurovisivo por parte de la parte de península ibérica e islas que no comprenden Portugal (hay que ser cuidadoso hasta el extremo con el medio ambiente. Aún así, se ruega no lean esto en jornada de reflexión).

A mí me parece bien. Por fin nos estamos poniendo al nivel de los centroeuropeos desarrollaos. Alf Poier (leído: /Alf Poia/) fue el primero que, en el año 2003, se tomó en serio Eurovisión. Fue allí a demostrar que importaba un comino lo que cantases: tus vecinos siempre te darán 12 puánts. Y así, Austria y "Weil der Mensch zählt" quedó entre los primeros puestos. Ustedes se sorprenderán de que recuerde esto con semejante grado de detalle. Pero es que si ustedes lo hubieran visto, también se acordarían. Aunque desconocieran la fonética del nombre. Me juego el cuellamen.
Fue mítico. Quedará para la Historia junto a las imágenes de Massiel recogiendo la Copa de Europa, el traje de chinchillas de Salomé y el Eres Tú de Mocedades.

Pero a lo que vamos: Eurovisión. Eurovisión este año promete. Imagínenselo: Belgrado, lloviendo bombas de la Comunidad Internacional y fuego de mortero con aroma kosovar. Y, en el interior del teatro "Gran Serbia" (por ejemplo), dos pavos, uno humano y otro de trapo, entonando (o no) temas musicales, representando a la sociedad europea del momento. Amén de los restantes participantes, que -seguramente- tampoco tendrán parangón.

No se me ocurre una imagen más gráfica para definir el hoy por hoy de la parte de Vía Láctea incluida en la órbita del astro al que acompaña el satélite Luna.

martes, 4 de marzo de 2008

¡¡El umbral de las doscientas visitas superado!!

¡¡To-to-to-toooomaaaaa!!