Efemérides

17 de febrero: Kosovo se declara independiente (2008)



miércoles, 5 de mayo de 2010

Mi vida de impedida de los cojones -tomo I

Buenas,

Han ido pasando los días y no quisiera privarles de estas las primeras impresiones de mi realidad contemporánea del momento presente. Sé que se preguntan por mi acontecer diario y yo, que como ya sabemos, me debo a ustedes, no puedo dejarles con la incertidumbre a flor de piel.

Permítanme en primer lugar que les hable de La Otra Dimensión de Madrí, mi ciudá, que gracias a las recientes circunstancias he tenido ocasión de conocer.
Madrí, y agárrense a la silla por este mi descubrimiento, es una intersección del espacio-tiempo en la que cohabitan dos dimensiones.
Como lo leen.
Aparte del Madrí que todos conocemos, el de 45 rpm, existe un Madrí paralelo en el que todo funciona a 33 rpm. Es el Madrí de los funcionarios de bajo standing y el de los viejos -y el de los cojos novatos, por supuesto-. A este Madrí, ahora bien, sólo puede accederse y por consiguiente experimentarse entrando a formar parte del selecto club de los ya mentados.
Demostración empírica: mis patas y yo hemos empezado a desplazarnos a escasa velocidad. Qué remedio. Primero un pie, luego el otro. Ligero movimiento ascendente de cadera entre medias, bachata urbana. La primera vez que una sale a la calle consciente de aquestas circunstancias y se pega a las fachadas mientras se santigua, esperando el momento de ser arrollado por cualquier viandante que antes era yo, no da crédito al comprobar con sorpresa que los urbanitas acelerados lo esquivan. Como las ovejas al meterse uno entre ellas. Y sobrevive. Así pues, uno va desarrollando los desplazamientos con mayor confianza.
Como a este ritmo el suelo y los escaparates en seguida se quedan pequeños, uno acaba por mirar al cielo. Y ustedes no se lo van a creer, pero resulta que Madrí tiene cornisas y balcones y hasta jardines azoteicos. Inverosímil.

Con la confianza que se desarrolla una vez alcanzado este punto, las feromonas realizan la función que tienen predestinada en esta otra Dimensión. Llegan al olfato de sus naturales destinatarios: los viejos del distrito.

Los viejos del distrito te tantean, para ver si eres de confianza o un infiltrado de La Dimensión Visible. Para saber si deben hacerte partícipe de los secretos mejor guardados de su dimensión, o si, por contra, supones una amenaza.
-Qué. ¿La rodilla?. Un octogenario aparece de la nada a mi vera. Acompasa su bachata con la mía.
-Sí. Las rótulas.
-Ya.
Silencio. Tres pasos más. Es decir, un metro. Es decir, dos minutos. Me observa, entretanto, valorando mi involuntaria candidatura.
-Aquí a la derecha, la primera bocacalle, y dos manzanas a la izquierda, hay una plazuela con bastantes bancos orientada al sur.
-¡¡(ojos como platos)!! ¡Muchas gracias!
-De nada. Adiós.
El octogenario se marcha. No doy crédito. ¡Una plaza con bancos! ¡Y al sol! ¡En este Madrí cada vez más carente de bancos y fuentes!

En otro orden de cosas, mis compañeros del trabajo, que se preocupan por mí y no quieren que me sienta discriminada o ajena, me han puesto mote. Soy la Robocop. Lo cual les agradezco. El riesgo de acabar siendo la Cruzaíta era mucho.
Asmismo, mi jefe interruptus, que es un buen hombre, me ha permitido trabajar desde casa cuando las rodillas están especialmente porculeras porque el día anterior les haya tocado merengue en lugar de bachata, como hoy, que tras la visita de ayer al médico y el consiguiente hurgamiento, me están diciendo que qué pasa. Que de qué voy. Que si quiero guerra, la voy a tener.
Pues la tendremos.
Muah-ja-já!

Y qué más les cuento. Que he cambiado el testamento, para que, llegado el caso, se venda mi cuerpo a la industria química y mis deudos aún puedan rapiñar algo. Considerando que ahora mismo son 4 medicamentos constantes + x eventuales los que tomo, pa mí que si me destilan acabo dando ganancia.

Estoy pensando que igual tengo cámaras instaladas en casa y es por eso que los Señores de La Otra Dimensión saben que soy una de ellos y, por ende, de confianza. Aunque aún no use pastillero.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

:-)

Me gusta leerte así.
Que no decaiga!

Un abrazo.
R

dezaragoza dijo...

Te mando ánimos. Espero que salgas con bien de esta. Cuídate mucho.

Pao dijo...

oye, pero ¿qué cresta tienes en las rodillas, mujer? No te logro imaginar con bastón y caminando a 1/2 km por hora...

Txetun: dijo...

Veo que ya has tomado contacto con la resistencia... Good, good!!

Ahora solo te falta desarrollar la mala leche del Doctor House y ponerla al uso de tu ingenio narrativo. Que tiemblen el ejército de los 45rpm

mami-mami dijo...

Ya habia yo notado que desde hace 1 año que me dí "un hostión" por ir corriendo y acabe de fastidiarme la columna más de lo que ya estaba, me movia a 33 rpm en lugar de a 45 o más; lo que no se ma habia ocurrido es lo de vivir en otra dimensión y no sé si eso me gusta o no.
Por si las moscas, continuo con mi yoga, pilates etc. en lucha con la pierna-cadera derecha y su dolor !ya veremos quien puede más si ella o yo¡.
AH ! y tu no necesitas aditivos para hacerte la interesante; porque ya lo eres de natural.
Por lo del pastillero; puedo pasarte 1 herencia de tu abuela u otro de 2ª generación (es decir mio, porque tengo varios).
Y realmente Madri en sus alturas merece la pena; hay edificios con escultras etc. preciosas. Lastima que siempre se vaya con prisas. !Ves, no hay mal que por bien no venga. A disfrutar de ello en tu lentitud. Besitos

sacau dijo...

Querida Tremolina:

Me vestiría de chirlíder con mallas ajustadas y pompones a juego para darle ánimos si fuese necesario.
Peeeeero:
lo que me ha dejado deslumbrado es el post en sí, la referencia a la Otra Dimensión de Madrí, el encuentro con el octogenario; créame usted, he disfrutado como un enano (con mi metrosetenta no es para menos) leyendo este tomo I.
Para mí uno de los mejores escritos en estos dos años y medio de vida Tremolinera.

Aprovecho para enviar un abrazo a toda la Tremolencia, al decir "dos años y medio" me he dado cuenta de que somos una pequeña comunidad ya enraizada.

Hala. Agur.

PD: (entre lágrimas) vaaaale, no es metrosetenta, es metrosesentaynueve...!!!

mami-mami dijo...

Muy importante... que se me olvidaba.
Sr. Jafuda: Podria conseguirme la receta de las vieiras con anguila ahumada; porque eso debe saber a gloria (y la que está a dieta es la Tremolina, no el resto de los humanos)o por lo menos, diganos en que restaurante la hacen. !Gracias¡.
Oye Tremo: si sacau se decide a vestirse de chirlider para animarte; avisame, que eso no me lo pierdo yo. !Faltaria plus¡
.

sacau dijo...

Julia:

yo estoy rendido a sus pies de usted, y eso que sólo nos conocemos telefónica-tremolínicamente. No tiene más que poner día y hora y allí estaré yo con mis hiphipurras y mis dame una erre! dame una u!
Un abrazo:

Sacau

mami-mami dijo...

Mi muy estimado querido y apreciado Sacau; le tomo la palabra.
La próxima vez que yo tenga algo que celebrar y que vayamos al comedero de marisquillo que hay en su barrio (y que me gusta mucho).
Queda Vd. invitado; con solo una condición: que después nos invite a un cafe y en casa nos haga su demostración como "chirlider" con pompones y mallas incluidos, je,je,je.
! Ya puedes ir entrenando ¡. Un abrazo, amigo tremolinero.

sacau dijo...

Querida Julia:

por descontado, de hecho la invitación a tomar café a mi casa está abierta pa desde ya. Detesto el marisco, pero acudiré gustoso. Y voy a empezar a preparar mi número chirlidiresco; sólo una duda:
trabajo el acento californiano-rubia-de-bote o por el contrario me centro más en soy-de-San-Blas-acabo-de-ganar-un-concurso-en-la-tele?