Efemérides

17 de febrero: Kosovo se declara independiente (2008)



domingo, 6 de diciembre de 2009

La modernidad, el aburrimiento

Aburrirse es cosa peligrosa. Aburrirse le deja a uno el campo libre para concebir cosas terribles, como reflexionar al respecto de su propia existencia y generar pensamientos, por lo general, destructivos, ya sean para sí mismo o para el entorno. "Pero a mí quién me mandó hacerme astronauta", "Tarda mucho Marilú en volver de la compra, pa mí que ha conocido a alguien", "Y si pusiera Camela a tope en esta noche de miércoles y abriera las ventanas", "Voy a pintar unos girasoles muy grandes así como con rayajos y luego lo guardo hasta que me muera y lo descubra mi hermano -jiji, y me corto una oreja y se la dejo al lado, se va a cagar-", "Qué te parece Pierre si empezamos a desmigar la pechblenda ésta y con lo que quede probamos a hacernos fotos del cuerpo por dentro", "Cuántos judíos cabrán de una sola tacada en una cámara de gas de 10 x 20".

Sólo les diré que La Tremolina nació una tarde de aburrimiento, como saben los lectores de solera. Una tarde de Nochevieja, concretamente la de 2007, en la que esperaba paciente en la casa familiar nuclear a que la gente se atusara para ir a un cenorrio familiar no nuclear. Apuesto a que El Tedio, ese bichardo con pelos al que también conocen los lectores más fieles, me lanzó la pregunta terrible agazapado desde detrás de un silla, directamente al oído, para que me entrara directo por el caracol hasta lo más profundo del cerebelo como un aguijonazo. "¿Qué será eso de los blós que mentó Sebas...?". El resultado, ya lo conocen.

Esta semana pasada he estado jugando al tute con El Tedio. Toda la semana, en mi lugar de trabajo. Mi jefe no estaba y, dado que mi cometido se basa en un mano a mano con él, no me quedó otra que sacar el tapete verde y pegarle al as de oros. En esas estábamos cuando El Tedio, cigarrillo colgando de la comisura del labio y en el momento justo en que yo iba a cantar las cuarenta, me espetó: "Igual eso del feisbuk no está tan mal. Mira que hasta Mario y El Tío Matt se han hecho. No sólo debe de ser para los que compran las novedades de Matilde Asensi".
Hijo de puta. Cómo sabe cómo distraerme.
Huelga decir que me ganó la mano: yo ya me pasé el resto de la tarde rumiando sus palabras. Y efectivamente. Porque se ve que, en mi caso, en momentos de aburrimiento me da por la tecnología. Que nadie me deje un láser al alcance.

Sí, amigos. La Tremolina tiene feisbuk. Tiene página de amistad y hasta página de fan, incluso. Porque yo, puestos a hacer las cosas, las hago bien. Es mi yo alemán. Exactitud y detalle. Por ejemplo, puedo decirles que el número exacto es 800 judíos.

10 comentarios:

Pao dijo...

Bichejo peligroso, ese Tedio. A mi hasta me ha incitado a jugar juegos en línea...

el jurisconsulto del reino dijo...

Joder, ya podía poner un enlace, por lo menos...

dezaragoza dijo...

Pero no me abandone usté a sus fans del bló, que le tenemos aprecio o algo Señora Tremolina de los 800 judíos.

La Tremolina... dijo...

Jamás, eso jamás, Señor Dezaragoza. Para mí son ustedes lo más grande, como la Pantoja.

La Tremolina... dijo...

Don Juris, eso... no sé cómo hacerlo. Habrá que esperar al siguiente sopapo (aka "mandoble") del Tedio.

Pero vamos, no sé, va uno al feisbuk este y pone La Tremolina y digo yo que le sale.

el jurisconsulto del reino dijo...

Sí, doña Tremo, pero para eso hay que estar inscrito...

La Tremolina... dijo...

Ya me parecía a mí raro que fuera usté tan moderno como yo.

Jafuda Cresques dijo...

Señora Tremolina,

Pues ná, sea Usted bienvenida en eso del mundo del Facebook. El siguiente paso será verla en Twitter, aunque no sé yo sin las tremolinadas serían las mismas en 140 carácteres.

Cuídese,
Jafuda

La Tremolina... dijo...

Eso nunca. Muerte a Twitter. Por ahí sí que no paso. Viva el buen gusto.

Ana Victoria dijo...

Completamente de acuerdo con el tema de dar muerte al Twitter... es una caquita.