Efemérides

17 de febrero: Kosovo se declara independiente (2008)



domingo, 1 de noviembre de 2009

El Trío Sacapuntas

Ayer se juntaron en Berlín los tres jinetes del apocalipsis. George Bush padre, Helmut Kohl y el espítiru santo Gorbachov, a cuál más gagá. El que mejor se conserva es Gorbachov: será por el fresquito de haberlo mandado a Siberia. Ahí estaban los tres: Kohl en su silla de ruedas quejándose de que ya estaba bien de fotos, Bush con su bastón, y Gorby soltando pullitas: "sí, sí, es que todas las potencias y sus dirigentes tienen que preguntarse cómo hacen las cosas o están condenadas a perecer...", así como diciendo por lo bajinis a Bush: "oye echa un ojo al niño que desde que te conducía borracho en la universidad es que no ha parao de armarla, el jodío". Y el otro respondiendo con la mirada: "Pues anda que tu Putin..."

Los tres juntos. Para conmemorar la caída del Muro. Hace 20 años.

Hace 20 años, cuando un tipo con gafas trepó a lo alto del hormigón, y otro la emprendía a golpes con un martillo, a Europa le entró un subidón adrenalínico que le impidió pararse a pensar "y ahora cómo lo hacemos". A mi ex-semisuegro le caían unas lágrimas frente al televisor de su Essen occidental que no se le conocían, y mi amigo Sebastian pasó a ser de un país que iba a tardar muy poco en dejar de existir. Honecker metía en bolsas de basura todo lo que le daba tiempo a meter como si de un alcalde de Marbella se tratare. Y Gorbachov debía de pensar: "joder, igual no me expliqué bien con lo de la perestroika".
Todos debimos de pensar que con quitar la alambrada, ya estaba todo solucionado. Y no.

Apenas unos meses después de que los berlineses del Este y del Oeste se abrazaran a medio camino, Kohl ganó unas elecciones en las que tres opciones políticas que venían a significar tres yahoraqués diferentes estaban sobre la mesa. La que ganó, la de Kohl, era la más radical: occidentalizar cuanto antes, sobre todo económicamente, a la Alemania del Este, es decir: una anexión, más que una reunificación, si me permiten decirlo así. Fue tal la velocidad del hecho que para el 12 de septiembre de 1990, cuando no hacía ni un año que dos países que no se habían visto las caras en 40 años de repente se encontraran de frente, se firma en Moscú el tratado que finiquita la "Cuestión Alemana". Y la RDA deja de existir.

Para el común de los mortales, parece que la Guerra Fría dejó de existir también entonces. No se dan cuenta de que un altísimo porcentaje de los conflictos de hoy en día, si no todos, son meros rabotazos de aquella. No era tema común en las noticias del año 94 la responsabilidad moral de la Unión Europea en el asedio de Sarajevo, y parece que las crisis de Oriente Medio salgan de la nada. África, también, dejada a su suerte, cual metonimia del Sáhara occidental; Afaganistán, esa fístula.

Me pregunto qué pensarán los tres ahí en la tribuna bajo la luz de los flashes. Sobre todo, me pregunto qué pensará Gorbachov. De entre los tres, siempre me resultó el más inescrutable. Por ser el menos predecible. Habrá quien diga que es un Suárez. Pero me temo que las motivaciones son opuestas.

3 comentarios:

Txetun: dijo...

No creo que esos tres piensen demasiado en ello. Me explico: los dirigentes mundiales han desarrollado desde tiempos inmemoriales una aguda habilidad para no sentirse responsables de las consecuencias de sus actos, mucho menos si son consecuencias de consecuencias de consecuencias de consecuencias... :-(

dezaragoza dijo...

Maravillosa entrada. Me encanta. Por otro lado estoy con Txetun: no creo que piensen mucho sobre ello. "Actué según las circunstancias, no podíamos saber el futuro, a tí me gustaría verte en mi pellejo...". Curiosamente las mismas excusas que no admiten a sus subordinados ni a absolutamente nadie con la contraexcusa: "es tu puto trabajo". Ya sabes, doble rasero que lo llaman.

Por lo demás, y a nivel "local", bien sabrás que aún hay que ir educando a la población a conocer "la otra parte" después de 20 añazos. Tal cual que a nuestros veiteañeros.

Abrazotes desde la ex RDA.

mami-mami dijo...

Yo no entiendo mucho, ni de politica ni de "conflictos-bélicos"; pero si hay una cosa que tengo clara, y es: que los mandamases, siempre se salen de rositas y los que pagan el pato son la gente de a pie que lo único que quiere es vivir tranquila y en paz !Que triste y lamentable¡
Ciao per tutti.