Efemérides

17 de febrero: Kosovo se declara independiente (2008)



jueves, 29 de octubre de 2009

De langostinos y conejos

Hola, amigos:

Hoy me manifiesto desde la casa materna. Estar en casa de tus padres mola porque vuelves a tener 7 años y, a excepción de limpiarte el culete después de hacer pis, te hacen todo lo demás (y lo del culete, porque no lo pidas). Vuelves a ser reina mora y ese monstruo tronador que gritaba "¡¡¡a poner la mesa!!!" se ha reconvertido en los abuelos portacaprichos que ya no tienes. Eso sí, el día que tengan nietos de verdad, se acabó el reinado.

Pero estar en casa de tus padres no mola porque, en mi caso particular, casi siempre va ligado a un trámite médico.

Hoy ha tocado el ginecólogo.

Yo de verdad me pregunto qué hombre en su sano juicio decide estudiar 6 años para acabar viendo coños en serie. Es que así no se disfrutan. Y encima, como decía El Chivi: coños rapados, coños con pelo, coños cerrados, coños en celo, coños lavados, coños con costra, coños viscosos como una ostra...

Ir al ginecólogo es toda una experiencia. Es el clímax de toda frígida: abrirse de patas estando autorizado moralmente a pensar "azul, voy a pintar el techo de azul".
El ginecólogo es un lugar donde tienes que hacer muchas cuentas en un intervalo de 32 segundos para contestar cuánto te duró la última regla restando el día que vino y considerando el ratio de flujo más la raíz cuadrada de diez, y total que si se fue el 23 le añado dos, por si me he equivocado, que también puede pasar, "¡Cuatro!", mientras a su vez te estás despelotando para subirte al potro de la humillación donde, eso sí, muy púdicamente te ponen una especie de sabanilla sobre la tripa. Que te dan ganas de decirle al señor doctor "mire usté, si me va usté a hacer el mapa geográfico del body serrano con pintura a dedo, ahorrése la sábana: con confianza".

Y el miedo. El miedo a que el ginecólogo toque donde no debe y te salga alguna suerte de gemidillo, que la nerviatura es la nerviatura. Qué corte. Tú ahí tan expuesta. Azul, voy a pintar el techo de azul, Tremolina concéntrate en azul.

"Pues esto ya está". Y tú sabes que tras la frase tienes 48 segundos para hallarte en la puta calle con tu volante, receta o lo que se tercie en la mano, que tiene que entrar la siguiente a la sala. Esta es la parte más divertida de la consulta. Ver cómo salen las que han entrado antes que tú. Yo hasta ahora he conseguido mantener la dignidad y creo ostentar el record de mi municipio con sólamente los zapatos desabrochados. Ni que me hubiera pasado la vida huyendo de casas ajenas ante la llegada de esposas intempestivas.

En fin. Mi mamá me ha preparado lubina al horno y ha comprado langostinos para la ocasión. Me voy a deleitarme en mi infancia recuperada. Y por cierto, no sé qué les habrá parecido a ustedes la crónica, pero a mí seguro que me entran visitantes del gúguel a espuertas.

A ver si esos se dejan el parné, porque lo que es ustedes, han hecho caso omiso total a mi sugerencia de lo de la cuenta.

Cabrones.

10 comentarios:

Txetun: dijo...

Jamás una visita al ginecólogo había sido contada con tanto gracejo y elegancia. Y eso que había obstáculos, no solo por el tema en cuestión o la alusión a las cacas en las primeras líneas (por un momento pensé que estaba viendo El Hormiguero). Lo más elegante ha sido ese triple salto mortal al citar al chivi (hincho un poquito más ese amor platónico que la proceso desde que hace muchas lunas recibiera un emilio personalizado de usté diciéndome que "extremeño tenía que ser") para luego caer de pie.

Un besote, hermosa. :-)

Diego dijo...

Ginecólogo es una de esas profesiones que cuando tienes 13 años piensas que debe de ser de las mejores del mundo, hasta que un día tu madre te dice algo como "niño, vete tú a comprar la fruta que tengo cita con el ginecólogo y a mí no me da tiempo". Entonces piensas que quizá no fuera tan buena idea.

Aunque hay trabajos peores:

http://www.youtube.com/watch?v=l1hbN8ofRck

P.S.: muy buena tremolinada, por cierto :)

sacau dijo...

Estimada Tremolencia:

Felicidades Paola!
Felicidades Anavic y Sebastian!, aunque a ustedes creo que no les conozco.

Tremolina, sobre tu crónica sincera y exhaustiva, solo decirte dos puntos comillas con dos cojones cierro comillas y aquí va un signo de exclamación.

Hala.

La Tremolina... dijo...

Señor Sacau: ¡¡sí los conoce!! Hablo de Ana Victoria (a la que conoce de sobra) y a Sebastian (un finlandés al que conoce de menos, pero también :))

La Tremolina... dijo...

Estimado Txetun:

Muchas gracias. Aunque ese amor que me profesas no te impidió desaparecer del mapa sin dejar huella, caho jodío.

Me alegro de que haya vuelto :)

sacau dijo...

Ups!

Estoy espeso, cuando leí Anavic pensé en alguna serbia/croata/montenegrina/albaceteña de esas que conoces tú...

Perdóneme usted, Ana Victoria, qué gran noche aquella bailnado hasta el amanecer Y ESSSSSSSOOOOOOOO!!

Jesús dijo...

Aix! me siento identificado...

Por lo de la estancia en casa, no por el tema medico, por supuesto!

Pero eso de estar unos dias en casa y ser el rey, la verdad es que se agradece! lástima que ahora vaya a llegar mi sobrino a disputarme esa posición!!!

el jurisconsulto del reino dijo...

Uf, fantasías con el ginecólogo... Se está usted haciendo mayor, Tremo...

mami-mami dijo...

El techo de azul, el techo de azul.....vamos maja, que no es para tanto; solo es cuestión de relajarse (tienes que aprender de la tu generación anterior); me explico:
Hospital Universitario de Guadalajara (como su nombre indica, universitario=a hacer prácticas) pues bien; subida en el potro y "espatarrá" con 3 recien licenciados mirando, me reconoce la doctora (al ser doctora no habia posibilidad de gemidito) y al acabar, oigo decir: Oiga Sra. como Vd. se relaja muy bien, le importa que le reconozca 1 de mis compañeros? y yo...
No hijo, no me importa, si con alguien teneis que aprender ¿no?.
El chaval, tan contento "actuó" y alucinado decia: Gracias, gracias porque casi siempre se niegan todas.
Me dió las gracias 7 veces y al despedirme hasta 2 besos. ¿como lo ves?.
Para lo único que no me sirve saber relajarme, es cuando te piras 1 mes al otro lado del mundo (entre la falta de sms y percances varios) acabo de infarto.
Bueno, ya estais de vuelta y se acabó el tormento (por este año).
Ah! y de que ingrese pasta en tu cta. NI LO SUEÑES, bonita.
Ciao, tremolineros.

Pao dijo...

Gracias Tremolina por el reconocimento público de la concepción de Cigotín, y gracias Sacau :)