Efemérides

17 de febrero: Kosovo se declara independiente (2008)



viernes, 4 de julio de 2008

El Google Reader

El Google Reader es una mierda.




El Google Reader saca las cosas en un formato que no son. Sin los cambios de última hora y el poner al artículo de largo, con sus fotos ya bien colocadas y sus puntos y aparte decentes. El Google Reader además no avisa de las novedades de la página, que procuro actualizar a la vez que las entradas -sirva como ejemplo el gato canela, que no figura en el artículo pero sí en los complementos de la izquierda.
Además, las gentes que leen del Google Reader no se cuentan en las estadísticas que dicen "el bló de la tremolina lo han leído hoy cinco", para goce y disfrute de su progenitora, que soy yo. Esto no hay ego que lo resista.


Mal, muy mal, los usuarios del Google Reader :-/.

7 comentarios:

Gustavo dijo...

Firmado: Un usuario de google reader juju

Diego dijo...

No te metas con Google que como te oiga lo mismo te cierra el blog!

Y entonces qué haremos los infelices usuarios de Google Reader sin ver actualizado nuestro blog favorito? ein? ein?

PD: qué conste en acta, su señoría, que yo siempre pincho en el enlace incluso después de haber leido el post fuera del blog.

mami-mami dijo...

Nunca crei demasiado en el problema generacional; pero ya veo que ciertamente existe.
Por más que intento ponerme las pilas y acercarme a vosotros...por todos los dioses cada vez me es más dificil.
¿Por que hablais raro? ¿que es eso de "google reader" y lo de leer "el post fuera del blog"?.
Yo solo entiendo lo de Google sin aditivos (me siento como un marciano en una chocolateria) está claro que a los de mi generación todo esto nos viene un poco grande.
Besos tremolineros a todos

La Tremolina... dijo...

Estimada madre:

Na', cosas de modernos. Tú ni caso. Se refieren a que ellos le dan a una cosa que, en lugar de entrarle a la tremolina, pues el guguelrríder, cuando hay una columna nueva, les manda un correo electrónico con el contenido de la misma. Pero claro, se lo manda a su manera, y a la tremolina no me la respetan.

Pero tú, ni caso. Ya te digo que son cosas de modernos, de esos que hacen F5+CtrlAltSup y acaban en el ordenador de la NASA.

Tú, si se meten contigo, te defiendes diciendo que te espetaron en Chicote un agasajo postinero y a ver con qué cara se quedan. A cada César, lo suyo.

Anónimo dijo...

Estimada señora, denoto en sus palabras que es usted un claro ejemplo de víctima de una sociedad consumidora de productos de cualquier índole, dando importancia sólo a la adquisición sin tener en cuenta la calidad del género. Le exhorto a que se desnude y desvincule de cualquier virus social consumista ya que evidencia una inteligencia suficiente como para conocer sus propias necesidades reales.

Puede comenzar por valorar más el beso que le mando con cariño.

Aram dijo...

Pues yo también soy de los del reader :( Ahora me da cargo de conciencia. Acabé ya de currar en ese internado femenino en el que me tenían loco. Momentos estelares de los últimos días: Dos niñas que me enseñan las bragas y yo me quedo a cuadros, en vez de violarlas, que es lo que se merecen (es coña, porsiaca).

La Tremolina... dijo...

¡Jei, Aram! Voçe por aquí!! :)

Quisiere comentar que a mí me parece de lo más normal que dos muchachas quinceañeras de naturaleza británica le enseñen las bragas a Aram. Aram era ya en tiempos el más popular del instituto (o de la facultad, para ser más concretos). Yo misma le hubiera enseñado las mías de no ser por
1) no ir necesariamente siempre depilada hasta la clavícula, y
2) apreciar a Aram allende sus rasgos

:)

(PD. ¿Te veulves a Hispania, maifrén?)